lunes, 5 de mayo de 2014

UNA LIBÉLULA PARA CADA MUERTO (1974 -Leon Klimovsky)

Intento de repetir la jugada de "Los Ojos Azules de la muñeca Rota" pero sin acertar para nada (y aquella tampoco era un logro. pero por lo menos divertía), esta vez dirigido por Leon Klimovski que trata de copiar el Giallo Italiano y las influencias de Dario Argento. De nuevo se repite la fórmula, cuatro exteriores Italianos y un resto rodado por Madrid y  Paul Naschy asumiendo el papel de un inspector de policía Milanés (que fuma puros y cocina spaghetti). El film, con una intriga muy endeble acaba siendo bastante torpón en ritmo y una pérdida total de tiempo, que desaprovecha totalmente la belleza y presencia de Erika Blank como partenaire de su protagonista

No hay comentarios:

Publicar un comentario