jueves, 29 de octubre de 2015

RE-ANIMATOR (1985, -Stuart Gordon)

Clásico del terror ochentero en una afortunadísima mezcla con la comedia y tomando como excusa un relato de H.P. Lovecraft. El film, además de un éxito financiero enorme, sería la punta de lanza del gore más paródico. Rodada por Stuart Gordon con artesanal eficacia y un uso muy inteligente de los pocos decorados disponibles, la película es un constante desmelene y cachondeo (atención a la exagerada interpretación de Jeffrey Combs o a la divertidísima partitura de Richard Band tomando a Bernard Herrman como referente) en una fiesta grand guiñolesca que va a más en su enloquecido tercio final (el inolvidable cunnilinguis a Barbara Crampton -pura scream queen- y la traca gore del desenlace en el depósito de cadáveres). Culminando un film que hace de su desenfado su esencia, en una pieza gamberra inolvidable

No hay comentarios:

Publicar un comentario