viernes, 5 de septiembre de 2014

LA MUERTE VISTE DE BLANCO: EL SUSTO (Shock, 1946 -Alfred Werker)

Simpático thriller de serie B con una historia tan sencilla como efectiva: Una mujer tras ser testimonio de un asesinato queda en estado de shock siendo atendida por el mismo médico que ella vio cometiendo el delito. La idea, simple pero bastante bien desarrollada tal vez se precipita un poco en el final (el film apenas dura 67 minutos), rodad con eficacia por el artesano Werker y enormemente beneficiada por el protagonismo de Un Vincent Price que ya empezaba a despuntar en sus papeles siniestros

No hay comentarios:

Publicar un comentario