domingo, 12 de abril de 2015

ALFRED HITCHCOCK PRESENTS: GUILTY WITNESS (1955, -Robert Stevens)

Una idea que en manos del maestro hubiese sido probablemente una genialidad -la sospecha de que la vecina contigua ha matado al marido- pero desaprovechada por la sosa dirección de Robert Stevens y un guión que no solos no acaba de crear tensión en la trama, sino que la resuelve del modo más débil posible

No hay comentarios:

Publicar un comentario