viernes, 17 de marzo de 2017

OTELO (Othello, 1952 -Orson Welles)

Ganadora del gran premio del festival de Cannes y una memorable adaptación de la obra de William Shakespeare en la que Orson Welles tuvo que bregar con un rodaje caótico que se prolongó durante cuatro años, lleno de interrupciones y una serie de imprevistos económicos: Empezó siendo un film francés, perdió capital  y acabó siendo un film sin nacionalidad de ningún tipo. Durante el largo e interrumpido rodaje Welles tuvo que actuar en numerosas producciones para poder autoproducir  y finalizar el largometraje,  Los resultados, soberbios , muestran la capacidad visual de un genio que era capaz de montar dos planos rodados a kilómetros y tiempo de distancia con una fluidez asombrosa, amén de un trabajo en la composición visual, la creación de planos y en el uso de la profundidad de campo sencillamente inigualables, un ejemplo de como del infortunio cinematográfico se puede crear una perla

No hay comentarios:

Publicar un comentario