miércoles, 5 de diciembre de 2012

SANGRE PARA DRÁCULA (Blood For Dracula, 1974 -Paul Morrisey)

Producida y presentada por Andy Warhol, una película que insistía en su aproximación a un mito del fantástico (la primera fue "Carne Para Frankenstein"), a través de su equipo de la factoría aliado a una producción italiana. Los escenarios, música y la fotografía son bellos y esta vez el protagonismo lo tiene un enfermizo Conde Drácula (Udo Kier) a la búsqueda desesperada de vírgenes que lo salven de su sed y su anemia. Con un guión tan bizarro el resultado es una insuficiente y mala película, descaradamente cercana al cine erótico que se rodaba en aquellos tiempos, pero con detalles harto curiosos: La aparición en una escena Roman Polansky, la presencia de Vittorio de Sica o como asimila al vampiro a un enfermo que padece mono y vomitonas cuando bebe sangre de no vígenes. Con  un tono entre serio y paródico que a veces convence y otras crea franca repulsión, además de unas interpretaciones tan exageradas que son pura comedia (involuntaria), para rematar con un final, que incluye una desmembración a hachazo puro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario