miércoles, 10 de julio de 2013

TRANCE (2013 -Danny Boyle)

Enésima variación sobre el thriller de robos, en esta ocasión un ladrón que tras robar una obra de arte (y a causa de un golpe) olvida donde se encuentra escondida la pieza y debe utilizar la ayuda de una psicóloga que utiliza la hipnosis como terapia. El film tiene un muy buen planteamiento y se puede llegar a seguir con cierto interés si el espectador sigue el juego delirante al guionista Joe Aeharne y a un Danny Boyle tan obsesionado en epatar con su constante juego con recursos visuales, lleno de trampas, falsos sospechosos y verdades reveladas que se muestran ante el espectador como muñecas rusas...Algo así como una versión postmoderna del thriller tramposo, muy bien interpretada por James McAvoy, Vincent Cassel y Rosario Dawson, el problema es que aunque formalmente notable, incluso entretenido en su conjunto, el fondo del film y su estructura son bastante convencionales, no permitiendo un análisis muy elaborado fuera del malabarismo -brillante, pero algo vacío- al que acabamos de asistir

No hay comentarios:

Publicar un comentario