sábado, 22 de febrero de 2014

EL NADADOR (The Swimmer, 1969 -Frank Perry)

Todo un clásico, imperfecto,pero clásico, originalísimo drama y uno de los films más arriesgados y extraños rodados en el Hollywood comercial de finales de los sesenta. Plantea nada menos el drama de un maduro nadador  (sensacional Burt Lancaster) que decide volver a casa atravesando las piscinas de sus vecinos colindantes...Bajo esta premisa encontramos un drama casi existencialista, progresivamente amargo y tristón, siempre arriesgado, notable y nostálgico en su propósito, que , aunque algo perjudicado por la puesta en escena de Perry (combina trayectos maravilloso con otros algo vulgares) acaba funcionado por lo arriesgado de su propuesta, su inolvidable y desasosegador final y  la evocadora música de Marvin Hamlisch.

1 comentario:

  1. Amen con todo lo dicho. Con todo es un peliculón; Lancaster está brutal, el guión se va construyendo a lo largo de todo el viaje, donde el desolador final da sentido a todo. Lancaster está brutal y el score (debut) de Marvin Hamlisch es de otra galaxia. A reivindicar.

    ResponderEliminar