viernes, 27 de junio de 2014

EL LADRÓN QUE VINO A CENAR (The Thief Who Came To Dinner, 1972 -Budd Yorkin)

Correcto film rodado en pleno auge-éxito de sus estrellas (acertada química entre Ryan O´Neal y Jacqueline Bisset, más el gran Warren Oates), musicado por un inspiradísimo Henry Mancini y con guión de Walter Hill, además de un casting con buenos secundarios del cine americano de los setenta...La suma de todos los ingredientes pero no acaba de ser del todo redonda: Quedando un extraño cruce de thriller y comedia sofisticada que funciona más o menos pero que acaba dejando un poso insatisfactorio tras su visionado. Ademas de haber necesitado un reliazdor más habil que el funcioal Budd Yorkin, su problema es que el film nunca se acaba de decantar hacia ninguno de los dos lados: Es demasiado ligero como thriller de robos y poco divertido como comedia, con lo que la sensación de extrañeza se acrecienta durante su visionado

No hay comentarios:

Publicar un comentario