miércoles, 23 de noviembre de 2011

UN DIOS SALVAJE (Carnage, 2011 -Roman Polanski)

Ese jóven de 78 años llamado Polanski vuelve a dar una lección de sabiduría cinematográfica con este grandioso film con el que se permite un juego irónico, un retrato exagerado pero certero de los cinismos y las miserias de dos matrimonios enfrentados. Proyecto ideal para un hombre que se siente como pez en el agua jugando con personajes atrapados entre cuatro paredes. El gran director demuestra una precisión matemática en la puesta en escena, atento a lo necesario, dando los planos precisos a cada personaje, sin hacerse notar -porque el film no lo requería- y un saber estar sin molestar, dejar que fluya la narración y dirigir bien a cuatro actores espléndidos en sus caracterizaciones. Poco más se puede decir, como adaptación de una obra de teatro me parece modélica, como film de Polanski me parece muy ineresante ver como el maestro ,de modo sibilino o más descarado, lleva las cosas a su terreno

No hay comentarios:

Publicar un comentario