jueves, 17 de enero de 2013

007 ALTA TENSIÓN (The Living Daylights, 1987 -John Glen)

Primer film de la etapa interpretada por el excelente Timothy Dalton (tan corta como magnífica, una pena porque le dio una personalidad y estilo particularísimos al personaje creado por Ian Fleming) que supuso una inyección de vitalidad a la serie. Rodado con la solvencia habitual de John Glen, el film es un disfrute total, sin apenas bajadas de ritmo y un conglomerado de las mejores virtudes del género de espías marca de la casa. Contando con una sensacional partitura del imprescindible John Barry -su despedida por la puerta grande-  esta es una nueva vuelta a las raíces, con el toque Bond habitual, menos humor, la espectacularidad justa y los lugares comunes que el público agradecía y agradece...Pero todo mejorado (algunas de las secuencias de acción son soberbias) puesto al día, mejor escrito ...Film al que los años han tratado muy bien y que sin dudar acaba formando parte del privilegiado grupo de los mejores -sino el mejor- de toda la saga

No hay comentarios:

Publicar un comentario