sábado, 20 de marzo de 2010

EL ESTRANGULADOR DE BOSTON (The Boston Strangler, 1968 -Richard Fleischer)


Probablemente uno de los mejores films de la década de los sesenta, por ende una de las intachables obras maestras de Richard Fleischer, tres razones marcan su grandeza: 1)Innovador uso de la pantalla partida, nunca gratuíto, ya sea para mostrar el clima de tensión en las calles, como para ofrecer dinámicas alternativas al convencional montaje y hacer un juego ingenioso con los puntos de vista
2)Su relato divido en dos partes, la primera con el protagonista fuera de pantalla durante 60 minutos y un tono de minucioso relato detectivesco y la segunda convertida en un retrato de la personalidad esquizofrénica de DeSalvo, plasmada en una grandeza narrativa que si ahora se me antoja atrevidísima en el 1968 debió dejar alucinados a los espectadores (esos juegos entre la realidad y el flashback vivido) que rematan en uno de los climax más potentes y a la vez secos del cine
3)Los actores que no pueden estar mejor: desde el gran abanico de secundarios del gran cine USA (Murray Hamilton, George Kennedy etc) y por supuesto Henry Fonda y un Tony Curtis en el papel de su vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario